Remarketing vs Retargeting: ¿cuál es la diferencia y cuándo usarlos?

Remarketing vs Retargeting: ¿cuál es la diferencia y cuándo usarlos?

¿Existe diferencia entre remarketing y retargeting? A continuación, te explicamos qué es cada una de estas estrategias y cómo utilizarlas en tus proyectos

Quienes trabajan en marketing digital y, en particular, con campañas de anuncios, ya deben haber escuchado sobre las estrategias de remarketing y retargeting. Incluso, es común ver ambos términos siendo tratados como sinónimos, aunque técnicamente estén alineados a objetivos distintos.

Ambos están relacionados con acciones que buscan alcanzar a un público que ya tuvo contacto con tu marca y podría convertirse en cliente (o comprar nuevamente) en el futuro. Para ello, utilizan correos electrónicos, anuncios en sitios asociados de Google (aquellos que “persiguen” a los usuarios después de visitar un producto específico, por ejemplo) y otros métodos.

Sin embargo, incluso partiendo del mismo punto, estas estrategias se diferencian en cuanto a la audiencia que desean alcanzar y el momento en el que se encuentra en el viaje de compra.

Por lo tanto, hemos preparado este artículo para explicar qué es remarketing y retargeting, cuándo aprovecharlos en tus campañas de manera eficiente y cómo obtener mejores resultados en tus proyectos de marketing digital. ¿Vamos?

¿Qué es retargeting?

Para empezar, hablemos sobre el retargeting: una estrategia enfocada en interactuar con aquellos usuarios que ya se han comprometido con la marca en algún momento, pero aún no han realizado una compra.

Es decir, han entrado en el embudo de ventas, ya sea realizando una visita al sitio web o registrándose en un material rico, pero aún necesitan estímulos para convertirse en clientes de la empresa.

Por ejemplo, es muy común que, después de buscar un producto en un e-commerce, comiences a recibir anuncios sobre el mismo en la red de Display de Google, en YouTube o en aplicaciones asociadas, ¿cierto?

Este proceso es parte de la estrategia de retargeting y tiene como objetivo mantener ese producto vivo en la mente del consumidor hasta que decida realizar la compra.

¿Cómo utilizar el retargeting?

Si tienes acceso a datos de tus potenciales clientes y deseas impulsar nuevas interacciones con la marca, es posible desarrollar diversas acciones de retargeting. Entre las principales, vale la pena considerar:

  • Anuncios en sitios asociados de Google o en YouTube, para alcanzar a usuarios que visitaron las páginas de tus productos o soluciones, pero aún no han completado la acción deseada;
  • Envío de campañas de correo electrónico para hacer que los leads avancen por el embudo, recuerden productos visitados o regresen al carrito abandonado, por ejemplo;
  • Exhibición de anuncios en redes sociales, como Twitter e Instagram, para alcanzar a los usuarios que interactúan con tus páginas o perfiles. Cada vez más, las plataformas están ofreciendo recursos para segmentar al público con mayor precisión y crear campañas realmente enfocadas en las etapas del viaje de compra.

De hecho, la segmentación debe ser la palabra clave cuando se trata de retargeting, para que los potenciales clientes sean alcanzados en el momento adecuado.

Además, como implica tener acceso a datos de los usuarios (como permiso para uso de cookies y registro de correo electrónico), este tipo de estrategia debe estar muy bien alineada con las Políticas de Privacidad de la empresa y la Ley General de Protección de Datos (LGPD).

¿Qué es el remarketing?

Ahora que ya sabemos qué es y cómo usar el retargeting, es hora de hablar sobre el remarketing y la diferencia entre los dos términos, que comenzaron a usarse de manera distinta y se fusionaron con el tiempo.

Anteriormente, era muy común asociar el remarketing con campañas de correo electrónico que buscaban interactuar nuevamente con los clientes, mientras que el retargeting estaba dirigido a campañas de medios pagos en la parte superior del embudo. Sin embargo, ambos términos comenzaron a usarse como sinónimos por muchos profesionales, lo que generó un poco de confusión a la hora de entender las estrategias.

Por eso, es importante saber que, según fuentes como Search Engine Journal, el remarketing, incluso buscando el reenganche a través de acciones que van más allá del correo electrónico, se enfoca en quienes ya son clientes de la empresa y podrían adquirir un nuevo producto, renovar una suscripción o realizar otra acción de compra.

Así, su objetivo es alcanzar a aquellos en la etapa de fidelización, abriendo puertas para que las empresas aumenten sus ingresos a partir de personas que ya han experimentado sus soluciones.

Es decir, mientras que el retargeting se relaciona con el cliente potencial y busca que llegue al fondo del embudo, el remarketing incentiva la recompra, el upsell o incluso el retorno de un comprador anterior.

¿Cómo utilizar la estrategia de remarketing?

Al igual que el retargeting, el remarketing utiliza canales como el correo electrónico y los medios pagos para llegar a los clientes. Sin embargo, la principal diferencia radica en la segmentación y el contenido divulgado, ya que el propósito es incentivar nuevas compras.

De esta manera, el mensaje se dirige a quienes ya conocen la marca y puede traer ofertas o condiciones especiales que estimulen el reenganche.

Por ejemplo, un SaaS podría ofrecer un nuevo servicio a un precio más bajo para clientes antiguos, mientras que un e-commerce podría crear cupones de descuento y enviarlos en campañas creativas.

Remarketing vs retargeting: ¿cuál es la mejor estrategia?

La diferenciación entre remarketing y retargeting es el punto de partida para los profesionales que desean afinar aún más sus estrategias de alcance al público, proponiendo acciones tanto para potenciales clientes como para aquellos que ya han hecho o forman parte del equipo.

Por lo tanto, lo ideal es saber combinar las acciones dentro de tu planificación, teniendo en cuenta los objetivos a alcanzar. Por ejemplo, puedes usar el retargeting si el foco está en expandir la cartera de clientes o usar el remarketing si quieres aumentar el ticket medio a partir de los clientes que ya tienes.

Ahora que ya sabes la diferencia entre remarketing y retargeting, solo queda evaluar cómo encajar ambas estrategias en tu calendario de marketing y comenzar a desarrollar acciones para tus proyectos.

Ir a Tu Tema
Publicaciones que Podrían Ser de Interés
Comentarios

Campos obrigatórios são marcados com *

O seu endereço de e-mail não será publicado.

Compartilhe