Entérate cómo la prueba A/B puede mejorar tus resultados en diferentes canales

En el marketing digital, una buena estrategia siempre va acompañada de experimentación, pruebas y análisis de errores y aciertos. Por eso, una de las técnicas más presentes y usadas en este campo es la prueba A/B

Este método consiste en utilizar dos pruebas realizadas con contenidos semejantes, en las que se cambia apenas una variante para observar cómo actúa cada una y cuál produce los mejores resultados.

Ya que se trata de datos reales y no de suposiciones, la prueba A/B es extremadamente eficiente para entender lo que funciona para atraer a tu público y genera más conversiones para el negocio.

Por lo tanto, la prueba A/B puede (e debe) ser aprovechada en todos los canales posibles, como anuncios de Google Ads y redes sociales, Landing Pages, E-mail Marketing, páginas de tu sitio y mucho más.

¿Todavía tienes dudas sobre las pruebas A/B: si tienen sentido para tu estrategia y cómo aplicarlas en la realidad de tu empresa? ¡Comprueba abajo todo lo que necesitas saber acerca del método!

 ¿Por qué y cuándo realizar una prueba A/B?

Uno de los mayores beneficios de tener una estrategia de marketing digital para tu negocio es poder acompañar constantemente los resultados de tus acciones y promover mejoras a partir de datos.

Sin embargo, en vez de simplemente analizar esas informaciones y tomar decisiones basadas en «conjeturas», es esencial que desarrolles pruebas para optimizar tus métricas, como la tasa de conversión de una Landing Page o la apertura de un correo electrónico.

Las pruebas A/B son creadas con la idea de mejorar tus campañas y proporcionan versiones diferentes de piezas o páginas para cada grupo de usuarios – que siempre es el 50%. 

¿Ya te imaginaste cómo un simple cambio en el «Call-to-action» (CTA), por ejemplo, puede ayudar a que las personas se sientan más dispuestas a hacer clic en él? ¿O cómo un título puede ser más atractivo e incitar los leads a abrir el contenido? 

La variante alterada siempre estará vinculada a la métrica que deseas observar, por supuesto, y es importante que nunca elijas más de un dato a la vez. Eso ayuda a saber lo que contribuyó a tu resultado.

Además, otro beneficio de desarrollar esta estrategia es que no es tan difícil de implementar. Basta saber exactamente lo que necesitas medir y usar las herramientas adecuadas para apoyar la difusión del contenido.

A continuación, explicaremos los principales ítems que se pueden probar y presentaremos los mecanismos más recomendados para ese método. ¿Listo? 

¿Qué se puede probar?

La realización de una prueba A/B siempre ofrece una variedad de oportunidades para que le hagas cambios realmente eficaces a tu contenido. 

Por eso, como ya mencionamos, al definir una variante, es importante que esté siempre vinculada al resultado que deseas optimizar. 

Una imagen en el cuerpo de un correo electrónico, por ejemplo, no hará ninguna diferencia a la tasa de apertura. Pero un título más llamativo definitivamente ayudará a que tus leads se sientan más dispuestos a acceder a él.

Pensando en eso, hay diversas variantes que puedes modificar de acuerdo con tus objetivos y tus canales. Abajo te mostramos las principales:

títulos en páginas, Landing Pages o correos electrónicos;

  • CTAs;
  • campos de formularios;
  • imágenes o videos
  • descripción del contenido;
  • colores y formas;

y la manera en que esos elementos están distribuidos.

Claro que las posibilidades no terminan ahí.  En Facebook Ads, existe la oportunidad de probar públicos, posicionamientos o publicaciones diferentes para un mismo contenido.  

También puedes considerar horarios diferentes para el envío de un mismo correo electrónico o hacer pequeños cambios a tu ofrecimiento, para observar cuál versión es más atractiva. Genial, ¿no?

Herramientas para ayudar en las pruebas A/B

Para tener éxito con tu estrategia de la prueba A/B, se recomienda que siempre utilices una herramienta que ayude en las etapas y facilite la entrega del contenido y la medida de los resultados.

Algunas de las más recomendadas son Google Optimize (que desempeña las funciones de prueba de Google Analytics), Optimizely y el VWO.

En el caso de anuncios para Facebook e Instagram, el propio administrador ya ofrece esa opción para los objetivos de la campaña de reconocimiento, consideración y conversión.  

Además, si usas RD Station Marketing, tienes la posibilidad de desarrollar y acompañar pruebas para tus Landing Pages y campañas de E-mail Marketing.

¿Hasta cuándo realizar una prueba A/B?

Una vez ya definidos los objetivos de tu estrategia y las herramientas para realizarlos, nos queda la siguiente pregunta: ¿por cuánto tiempo una prueba A/B debe ser conducida para obtener comparaciones eficaces?

Claro que todo depende de donde estás realizando la prueba.  Mientras un correo electrónico genera respuestas en pocas horas, por ejemplo, una Landing Page puede durar semanas para generar análisis más precisos.

Por lo tanto, al determinar tu estrategia, también toma en cuenta el tiempo de vida útil de tu experimento y proporciona una margen interesante para que tus usuarios interactúen con las dos versiones.

Después asegúrate de que analizarás los resultados y los utilizarás para realizar mejoras en el futuro y, principalmente, para contenidos semejantes.

Si una prueba A/B no funciona de la manera esperada, trata de modificar otra variante e intenta nuevamente. Y, aunque funcione, realiza nuevos experimentos para descubrir más sobre el comportamiento de tu público.

Cada vez que una optimización sea necesaria, realiza nuevos intentos y aprovecha la capacidad que tiene el Marketing Digital de medir y mejorar para que tus acciones sean todavía más eficaces para tu negocio.

Quero testar o Reportei Gratuitamente por 3 dias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *