Cuando bien aplicada, la curaduría de contenido puede generar más valor para tu marca. ¡Mira cómo aprovechar tus beneficios!

En una era en que la información gana cada vez más importancia para los consumidores, muchas marcas han optado no solo por producir contenidos originales, como también por compartir contenidos de terceros en tus redes sociales.

No obstante, para que ese camino no se vuelva una armadilla para la empresa, es necesario valorar la cantidad de que será compartido y tus fuentes. Para eso, es importante hacer una curaduría de contenido.

En este artículo, nosotros te contamos qué es la curaduría de contenido, tus ventajas y sugestiones de cómo aplicar con éxito esa estrategia. ¿Empezamos?

¿Qué es la curaduría de contenido?

La curaduría de contenido es una estrategia de gran valor para marcas que trabajan con marketing de contenido y desean fortalecer el relacionamiento con tus públicos por medio de informaciones de cualidad.

Eso porque ella permite que completes la producción de contenidos originales con datos divulgados por terceros, pero siempre valorando fuentes confiables y por lo que realmente es interesante para tu audiencia.

O sea, se trata de un proceso de pesquisa y selección de los materiales más relevantes que están disponibles en la internet para replicación en tus redes, como redes sociales y correos electrónicos de marketing.

La curaduría de contenido lleva en consideración los más diferentes formatos, como texto, video, infografías, audios, entre otros.

De esa manera, hay bastante libertad para llevar esas informaciones a tu público, desde que sean realmente relevantes para sus necesidades y sea dado el debido crédito a fuentes utilizadas.

Ventajas de hacer la curaduría de contenidos para redes sociales

Con una buena estrategia de curaduría de contenido para redes sociales, es posible obtener diversas ventajas. Mira las principales:

  • Mantener la frecuencia de publicaciones en las redes sociales (siempre valorando la cualidad, por supuesto) sin necesitar aumentar la producción de publicaciones originales;
  • Recomendar contenidos de terceros que realmente sean útiles para los seguidores, lo que aumenta la confianza en tu marca y la vuelve una referencia de su segmento;
  • Desarrollar el relacionamiento con el público, una vez que, al entregar contenidos relevantes y de cualidad, incentivarás el seguimiento de tus páginas y campañas de correo electrónico.

Cómo hacer la curaduría de contenidos: confiere 3 sugestiones

Pero, para obtener éxito en tu estrategia de curaduría de contenidos, no basta con pesquisar las informaciones y distribuir en las redes sociales. Por eso, separamos tres sugestiones esenciales para ayudarte en este proceso:

1. Pesquisa de forma profundizada

En el primer momento de la curaduría de contenidos exige pesquisa y acompañamiento de las principales informaciones que están disponibles en la internet sobre tu área de actuación.

Esté enterado de cuáles son los principales portales de noticias y canales que pueden interesar tu público. Pero recuerdes: deben ser fuentes confiables, porque la credibilidad de tu empresa también depende de eso.

Por fin, aproveches algunas herramientas que auxilian en el proceso de curaduría de contenido. Las propias redes sociales ofrecen recursos que ayudan en ese sentido, como las Guías de Instagram, y aún puedes crear alertas en Google para ser notificado siempre que algo nuevo sobre un determinado tema aparezca en las pesquisas del buscador.

2. Filtra los contenidos buscados

La internet está llena de informaciones sobre las más diferentes áreas de negocios, pero eso no significa que todo sobre tu segmento sea relevante para tu público.

De ser así, el proceso de filtrado debe existir no solo para garantizar la confiabilidad de la fuente, como también para entregar las informaciones correctas para auxiliar su persona en sus desafíos.

Cuestiónate si los contenidos están alineados a las necesidades del público y, a la hora de replicar, preocúpate en contextualizar esos datos, para que ellos sean complementares a tus producciones originales.

3. Encuentra los formatos y canales correctos

Como hemos dicho, la curaduría de contenidos puede rendir publicaciones en los más diversos formatos (como texto y video) y funciona muy bien para redes sociales, correos electrónicos, blogs y otros canales.

Por lo tanto, esa etapa final consiste en definir lo que es más atractivo para tu público y en cual canal será hecho esa difusión. Para eso, es válido realizar testes para determinar lo que funciona mejor y genera más comprometimiento.

Curaduría de contenido x Producción de contenido

Por todo lo que hemos hablado aquí, es posible percibir que la curaduría de contenido tiene un valor enorme tanto para quien crea cuanto para quien consume, ¿correcto?

Por lo tanto, necesitamos reforzar que ella debe ser un complemento para la producción de contenidos originales. O sea, por más que sea relevante, tu empresa aún debe demonstrar autoridad por medio de las informaciones y datos que ella misma genera.

De esa manera, tu puedes aprovechar otras fuentes confiables mientras se vuelve una referencia para tu público, siempre valorando por el equilibrio entre las partes y la cualidad de lo que es compartido.

Si te gustó nuestras sugestiones sobre curaduría de contenido y quieres obtener éxito con esa estrategia y las producciones originales, ¡no dejes de bajar nuestra plantilla de planeamiento de redes! Con él, tú podrás planear cada etapa del proceso de forma eficaz y obtener los mejores resultados con una buena estrategia de marketing de contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.